viernes, 30 de enero de 2015

Inundación

Solo encontramos palabras a medias, 
no pudimos hilar una historia ni con los ojos abiertos.
Pedazos de tiempo quedando regados, 
mientras estamos varados
en una estación a la que el tren nunca llega,
a pesar de escucharlo a lo lejos.

No tengo en mi bolsa, más moneda de intercambio
que mis sueños amarrados con los hilos de tu historia.
Cuatro soles que se asoman y deslumbran mis mañanas,
no son suficientes todavía para calentar este frío de mis entrañas
que solo se incrementa con el paso de los días en esta inundación.

Las aguas han empezado a subirme hasta el cuello.
Y todo mi pasado me mira, con ojos de animal medio muerto.
No me atrevo a mirarlo y solo hago como que no lo veo.
Incluso cuando lo escucho respirar bajo mi cama.

Quizá tan solo es que no veo donde inician y terminan tus miradas.
Quizá tan solo es la agonía de un invierno gris que no termina de iniciar.
Quizá solo estoy triste por la ausencia de mis sueños,
por la lluvia que no llega y por la muerte de tu voz.




"A salvo de la Inundación" - Alicia De la Campa.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tus comentarios!