sábado, 21 de agosto de 2010

Al natural...

DESNUDOS

Benedetti, Neruda, García Márquez, cada uno lleva tu nombre en sus letras.
Tu nombre significa “amor” en mil idiomas, ante él todo mi ser se ha desnudado.
Cayó mi ropa, cayó mi juicio y mis prejuicios, mi convicción también quedó en el piso.
Junto a tu cama, la razón quedó en la silla. Con tus besos me desnudaste de palabras Y me quitaste uno a uno los complejos.

Y tus manos me arrancaron las heridas, con tu piel fuiste quemando mis temores.
Me dejaste desnuda y vulnerable, con mi piel solamente cubierta por tu amor, apasionado y breve.


Desnuda, sin mañanas deprimidas. Te llevaste la mirada inquisidora.
Solo dejaste la felicidad conmigo. Desnuda, de vergüenza y de culpa alguna.
Mis planes también se me cayeron cuando acariciabas mi cabello con tus besos.
Y tus caricias se llevaron de mi cuerpo el dolor de los sombríos pasados, dejando en su lugar tus pensamientos como bálsamo que alivia y refresca corazones.

Me desnudaste toda de creencias falsas, de accesorios inútiles que limitan lo que sentimos.
Me dejaste desnuda y vulnerable ante el sol de tu presencia que maduró mis frutos en tu boca, en tus manos y en tu piel.

Me dejaste y desnuda me quedé, te desnudé e igualé las condiciones.
Cubiertos tan solo con el calor y con la urgencia... desnudos de ley y de razones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tus comentarios!