martes, 14 de junio de 2011

Leerte...


Leerte otra vez, es sentirte en mi piel nuevamente, es sentir el amor, la pasión y la desmesura mezcladas otra vez con la vergüenza, el miedo y la confusión. Y luego, solo dolor.
Leerte otra vez es intempestivo, como lo es caer de bruces al pavimento, de frente con todo el desconcierto, con toda la incomprensión de aquel momento. Con el río de pensamientos que pasan por mi cabeza, unos me señalan, otros me liberan.
Leerte otra vez es llorar por dentro, sin lágrimas, pero con un dolor que ni si quiera se puede expresar en palabras, es como un globo que se infla en tu pecho y que  solo te hace inclinarte, abrazar las rodillas, esconder la cara, buscar la oscuridad. Esconderte en la vergüenza sin saber porqué estar avergonzado.

Leerte otra vez es una tortura que me llega de vez en cuando. En esos momentos en que te extraño más, o en esos momentos en los que, como hoy, no festejo, sino conmemoro, las ruinas de nuestro ayer, efímero, caótico, casi imperceptible ante los ojos de alguien que no sea yo. Puesto que intuyo que no hay un pasado en tu historia que contemple el mismo "nosotros" del que hablo hoy.
Leerte hoy, al igual que ayer, al igual que mañana.
Ya vete, ya lárgate de aquí, te quiero tanto que te odio, te odio porque no me dejas amarte, porque te vuelves intocable, porque no me amaste como yo a ti.


foto: http://www.reproarte.com/files/images/S/scholderer_otto/brieflesendes_maedchen.jpg

1 comentario:

  1. AMO EL ULTIMO PARRAFO !!! EXCELENTE !!! =)

    ResponderEliminar

Gracias por tus comentarios!